Background Image

¿Cómo priorizar el éxito espiritual y financiero?

Home  /  Dinero  /  ¿Cómo priorizar el éxito espiritual y financiero?

¿Cómo priorizar el éxito espiritual y financiero?

marzo 9, 2017      In Dinero,Riqueza By ,,, Comentarios Desactivados en ¿Cómo priorizar el éxito espiritual y financiero?

Por Deepak Chopra

La sociedad moderna ha revertido las prioridades que alguna vez gobernaron a la sociedad en la era de la fe, en la que el crecimiento espiritual (es decir, alejarse del pecado y complacer a Dios) eran primero y el éxito mundano venía después.

Hoy mucha gente está redescubriendo el camino espiritual, pero lo ven como un añadido a una vida que enfrenta todo tipo de desafíos de la vida real, en particular los financieros. Resulta difícil creer en la abundancia espiritual y las posibilidades infinitas cuando se está preocupado por el dinero y la carrera.

¿Cuál es la mejor forma de establecer nuestras prioridades? La manera más obvia es destinar tiempo a la práctica espiritual todos los días, lo cual es ciertamente recomendable. Sin embargo, organizar nuestras actividades diarias no resuelve el meollo del asunto.

La pregunta crucial es si la espiritualidad es compatible con la vida mundana. ¿Cómo podemos dejar de ver nuestro camino a la espiritualidad como un extra? Me gustaría sugerir que la vida espiritual es la mejor forma de alcanzar cualquier tipo de éxito, una vez que tomamos ciertas decisiones importantes. Todo tiene que ver con dejar que la conciencia esté por encima de todo lo demás.

La conciencia es primero
En las tradiciones milenarias del mundo, la conciencia es primero. Esto es porque experimentamos todo desde la conciencia. Por lo tanto, el mundo que habitamos, así como nuestra realidad personal, se construyen desde la conciencia. Más que eso, todo está hecho de conciencia. Al mismo tiempo, la fuente de la conciencia existe en nuestro interior, lo que significa que como agentes conscientes somos los creadores de la realidad.

Para llevar este conocimiento a la realidad, necesitamos comprometernos a cambiar nuestra visión, al:
1. Identificarnos con nuestro mundo interior en lugar del mundo de los objetos que está “allá afuera”.
2. Profundizar en nuestra conciencia para acercarnos al lugar donde se construye la realidad.
3. Identificarnos como creadores conscientes de nuestra realidad personal.
4. Ver todo a nuestro alrededor como un reflejo que nos envía imágenes y mensajes sobre la realidad que estamos eligiendo crear para nosotros.
5. Medir todo el éxito a partir de cómo estamos evolucionando en lo personal, no desde el exterior.

Lo que estos puntos señalan es un cambio de identidad desde un “yo” basado en la personalidad del ego, con sus interminables demandas e inseguridades, a un “yo” que expresa conciencia de sí mismo. Sólo hay una conciencia, que cada quien experimenta a su modo conforme a sus gustos, preferencias, predisposiciones, creencias y condicionamientos.

Si no fuera por todas esas influencias, no nos causaría ninguna extrañeza vivir como creadores conscientes de nuestra realidad personal. Nos parecería obvio que la conciencia es la única realidad “verdadera”. Sin embargo, la mayoría de las personas esconden tras una máscara quiénes son realmente y como parte del camino espiritual se quitan esa máscara.

Al adoptar una visión basada en la conciencia, también puedes evitar los obstáculos más comunes al éxito, tanto mundano como espiritual.

Obstáculo #1: Bajas expectativas
Hay unas cuantas personas que tienen el don de una excelente confianza en sí mismas y que quieren comerse el mundo. La mayoría de la gente suele sentirse insegura e indecisa. Quieren sentirse seguras y piensan que pueden hacerlo si sus expectativas no son muy elevadas. Eso no es cierto. Las expectativas demasiado bajas restringen la conciencia y le ponen límites a las posibilidades infinitas. Las expectativas más altas tienen que ver con una conciencia expandida, que de forma natural nos imbuye un sentimiento de confianza, porque la conciencia es en sí misma segura.

Obstáculo #2: La trampa de la certidumbre
La vida es incierta y esto hace sentir tan inquieta a la gran mayoría de la gente que se aferra a la certidumbre cuando no debería. Tratan de opinar igual que los demás y sólo se sienten seguros si encajan. Sin embargo, el éxito real se construye al hacer las paces con la incertidumbre, convirtiendo lo desconocido en un campo de posibilidades creativas. Hay que hacer un esfuerzo consciente para colocarse en una posición en la que las cosas están abiertas. De lo contrario, vivimos con una postura cerrada.

Obstáculo #3: Desatender el crecimiento
En varias situaciones, en especial en el trabajo, tratamos de parecer seguros y competentes, lo cual nos ayuda a medir la satisfacción del ego. Sin embargo, las carreras y vidas de los grandes se construyen con base en una voluntad de crecer. No es fácil ver tu propio potencial de crecimiento, en particular cuando eres joven, pero es un error no darse cuenta de que estás aquí para evolucionar, lo cual quiere decir que tu futuro yo, aunque todavía no esté a tu alcance, tiene mucho que ofrecer. El yo que experimentas hoy, incluyendo lo que piensas, sientes y sabes, es temporal. Cuando lo aceptas, puedes dar la bienvenida al misterioso proceso de crecimiento que ocurre en la conciencia.

A través de la meditación y de la conciencia expandida, el cambio de identidad a un nuevo “yo” no sólo es posible —ha estado ocurriendo desde hace miles de años—, sino que siempre está a nuestra disposición.

Hacer de tu evolución personal tu prioridad hace que cambien los reflejos externos de tu vida. Los reflejos positivos comienzan a dominar los negativos.

A medida que tu conciencia se aclara, todo el estado de dualidad comienza a disolverse, mostrándote la realidad de una conciencia infinita y eterna que nunca se pierde de vista a sí misma aun cuando sus emociones generen el mundo de la experiencia.

Al cambiar tus prioridades de esta forma, el problema de las metas materiales contrapuestas a las espirituales desaparece, porque la realidad basada en la conciencia da la bienvenida a ambas.

Comments are closed.